anterior

volver a "Guiones de Bioética"

ir a página principal

siguiente

Compendio de Bioética

 

5. EL ABORTO

 

Ver también: "GOBERNAR CON EL CULO AL AIRE"

1.- Introducción

 

Aborto: "expulsión del feto del útero materno cuando aún no es viable", con lo que el niño nace muerto, o vivo pero a punto ya de morir.

 

            *Espontáneo: no depende del tiempo de gestación, aunque normalmente se produce más en los primeros meses del embarazo. Por alteraciones hormonales, nerviosas, etc. de la mujer. O por accidentes.

 

            *Provocado: con una intervención que busca, positivamente, la muerte del individuo que se desarrolla dentro de la mujer.

 

            La fecundación se produce en las trompas de Falopio por la unión del espermatozoide del varón con el óvulo de la mujer.

 

Las fases de desarrollo del nuevo individuo son: cigoto (una célula) ==> mórula (varias células en forma de mora) ==> blastocisto ==> embrión ==> feto ==> niño ==> adolescente ==> adulto ==> anciano.

 

El único cambio sustancial se produce en el momento de la fecundación: las fases siguientes a la de cigoto son momentos del desarrollo continuado del mismo ser.

 

Que se trata de un ser humano es evidente: si realizamos un cariotipo de esas células veremos que ya son células humanas.

 

Que no se trata de una parte del cuerpo de la madre también es evidente pues su patrimonio genético es distinto (mientras que todas las células del cuerpo de la madre tienen la misma información genética: la que tenía esa madre cuando estaba constituida por una sola célula: en su fase de cigoto).

 

Como ya hemos estudiado en otros temas, resulta imposible sostener que un individuo sea un ser humano y no una persona humana, aunque no se manifiesten la inteligencia y la voluntad (potencias del alma espiritual): tampoco un recién nacido está en condiciones de ejercitar su libertad y a nadie se le ocurre negar que sea una persona humana.

  

2.- Métodos abortivos según el periodo de gestación

 

 

EN ESTE "LINK" APARECEN IMÁGENES DE ABORTOS PRACTICADOS POR DIFERENTES MÉTODOS ENTRE LAS 7 SEMANAS Y VARIOS MESES DE GESTACIÓN.

OTRO "LINK" CON IMÁGENES DE ABORTOS. TAMBIÉN DESCRIBE CON ILUSTRACIONES LOS PASOS QUE SE SIGUEN PARA PRACTICAR UN ABORTO

 

         ESTE "LINK" ENLAZA CON UN VÍDEO SOBRE EL ABORTO: "DURA REALIDAD" (OS AVISO: CONTIENE ALGUNAS IMÁGENES DURAS)

 

            a) Píldora RU-486

 

-Se utiliza antes de la 6ª semana de embarazo.

 

-Consiste en un compuesto hormonal que imposibilita el desarrollo de la placenta, por lo que el hijo no puede alimentarse y muere.

 

-Después del aborto se suele practicar un legrado para eliminar los restos del hijo.

 

            b) Aspiración (ver imágenes)

 

-Este método abortivo se practica hasta la 10ª y la 12ª semana.

 

-Se dilata el cuello uterino y posteriormente se introduce un tubo por el que se aspira el embrión troceado.

 

-Después del aborto también se suele practicar un legrado.

 

            c) Legrado (ver imágenes)

 

-Aborto hasta la 12ª ó 16ª semana de embarazo.

 

-Consiste en dilatar el cuello uterino e introducir luego una legra (especie de cuchara con bordes afilados) que trocea el embrión.

 

            d) Minicesárea (ver imágenes)

 

-Cuando el aborto se realiza a partir de la 16ª semana de embarazo.

 

-Se practica una cesárea -un corte en el abdomen de la madre- y se extrae el niño cuando todavía no es viable.

 

            e) Inyección intraamniótica (ver imágenes)

 

-Aborto a partir de los 4 meses.

 

-Se inyecta una solución hipersalina o de urea en el útero, de forma que se inducen contracciones uterinas similares a las del parto, y el niño sale vivo para morir (inviable) normalmente. A veces son viables pero se les deja morir.

 

-Después se suele practicar un legrado.

 

            f) Inducción de contracciones por hormonas (ver imágenes)

 

-Se inducen contracciones semejantes a las de un parto, por administración de hormonas (prostaglandinas, oxitocina).

 

-Como consecuencia es expulsado el feto y la placenta.

 

-El niño puede salir muerto (por asfixia en el interior de la madre) o vivo.

 

            EFECTOS PSICOLÓGICOS DEL ABORTO EN LAS PERSONAS QUE LO PRACTICAN (TESTIMONIO DE DOS JÓVENES)

  

3.- Legislación

 

En Grecia y Roma antiguas, el aborto, así como el infanticidio, estaba generalmente permitido y socialmente aceptado. Después, por influencia del Cristianismo, el Derecho se humanizó, y desde entonces el aborto se ha castigado siempre como un crimen.

 

En el siglo XX cambió esta situación. La URSS permitió el aborto en 1920. En la década de los 30 se sumaron varios países escandinavos. Posteriormente, otros del Este de Europa, entonces bajo dominio soviético. Y Japón.

 

A partir de finales de los años sesenta se va permitiendo el aborto provocado -con más o menos restricciones, según los países- en el mundo occidental.

 

Tipos de legislaciones despenalizadoras:

 

*Sistemas de plazos: consideran estas legislaciones que el hijo concebido y no nacido no merece ninguna protección legal más que a partir de determinado tiempo de vida intrauterina.

 

*Sistemas de indicaciones: se considera que el hijo merece protección legal desde el inicio de su vida, pero se establecen circunstancias en las cuales abortar deliberadamente no debe ser castigado. El sistema de indicaciones suele ser mixto: a cada indicación le corresponde un plazo.

 

Conviene resaltar la contradicción en la que incurren los defensores del aborto: si merecen ser defendidos todos desde su concepción, pero -por ejemplo- los subnormales no hasta el 4º mes, ¿por qué sí a partir del 4º mes?

 

Y lo mismo con los hijos frutos de violación, que nos llevan a formular una nueva pregunta: ¿tiene que pagar el hijo el delito del violador? (porque resulta que al violador se le condena a un tiempo de cárcel y a una multa, pero al hijo -completamente inocente- se le aplica la pena de muerte). Hay que comprender la situación difícil de la madre, sí, pero no podemos olvidar que entran en conflicto los intereses de la madre con los de otra persona -el hijo- tan inocente o más que ella. Y el bien de la vida es muy superior a cualquier otro bien -de honra, económico- de los que se enfrentan en ese conflicto (pues quien no está vivo, difícilmente puede disfrutar de ningún otro bien... en vida).

 

En España existe un sistema de indicaciones desde 1985, por el que el aborto no puede ser penado hasta cierto momento del embarazo en los siguientes casos:

 

-Peligro para la vida física o la salud física o psíquica de la madre.

 

-Embarazo por violación.

 

-Que se prevea que el niño nacerá con graves taras físicas o psíquicas.

 

La experiencia ha demostrado que el peligro para la salud física no es real (puesto que, por delicado que sea el estado de salud de la madre, es mucho más peligrosa para ella la intervención del aborto). Y además, si este supuesto es el "coladero" para practicar abortos, lo es porque se habla de salud física o psíquica (¡no me siento bien!...) de la madre, y los médicos abortistas se prestan a diagnosticar esos "peligros para la salud psíquica" fácilmente. Por experiencia sabemos el grave daño psíquico que se produce en la mujer después de practicar un aborto, al ser consciente de que ha truncado la vida de su hijo indefenso: de hecho se hace necesaria, cada vez más, una atención psicológica adecuada para las mujeres que han abortado.

 

Del supuesto de embarazo por violación ya hemos hablado antes.

 

Sobre el caso del niño para el que se prevén graves taras físicas o psíquicas, el hecho de que se le consideren menos derechos -incluso se le niegue el fundamental a la vida- que a los otros niños me hace recordar...: ¿tendremos que justificar el genocidio de Hitler con los deficientes mentales? No creo...

 

Por último, hay que recordar el art. 15 de la Constitución Española de 1978: "Todos tienen derecho a la vida". Es un artículo que, en las Cortes que elaboraban el borrador de la Constitución, posteriormente refrendada por el pueblo español, no fue aprobado -ni mucho menos- por unanimidad. Algunos grupos parlamentarios -el socialista y el comunista: curiosamente favorables al aborto- preferían "toda persona tiene derecho a la vida": como jurídicamente persona no lo es todo concebido, las puertas para aprobar el aborto en la legislación española habrían quedado abiertas (pero en aquel tiempo, estos grupos eran minoritarios en el Parlamento). -Por eso el Tribunal Constitucional ha tenido que hacer auténticos equilibrios para, en contra del espíritu de la Constitución, permitir la despenalización del aborto en algunos casos. Y por eso resulta inevitable sentir vergüenza al comprobar que no todos somos iguales ante la ley.

 

4.- Juicio moral

 

            Moralmente el aborto es un homicidio particularmente grave. Homicidio porque -y esto, conforme ha avanzado la ciencia, se ha visto cada vez con mayor claridad- el feto -y aun el cigoto- es un individuo humano: por lo tanto, una persona (digna de respeto por sí misma). Y particularmente grave porque es una persona, además de inocente, indefensa.

 

La Iglesia condena a los católicos que intervienen directamente en la práctica de un aborto consumado, así como a la mujer que consiente en esa práctica, con la pena canónica de excomunión latae sententiae (para valorar la gravedad de esa pena canónica conviene recordar que esa excomunión inmediata -sin necesidad de que ninguna autoridad eclesiástica la dictamine- sólo se aplica en siete casos dentro del Código de Derecho Canónico vigente, entre los que se encuentra el caso de cisma o el de atentar contra la vida del Romano Pontífice). Esta sanción canónica que impone la Iglesia a los católicos que practican el aborto no es un argumento bioético sobre la gravedad moral del mismo, pero sí un indicio de esa gravedad, conociendo los pocos casos en los que la Iglesia aplica dicha sanción.

 

Julián Marías (filósofo español y Académico de la Real Academia Española de la Lengua) calificó la aceptación social del aborto como la mayor desgracia del siglo XX (si consideramos los millones de crímenes provocados por esa aceptación, podemos ver que no exageraba).

                                  

Fernando del Castillo del Castillo

 

anterior

volver a "Guiones de Bioética"

ir a página principal

siguiente